Nacional

El enamoramiento con el ICE nos está encareciendo el costo de vida

Recientemente, ha resonado una queja constante entre los costarricenses: el alto costo de vida en Costa Rica. De hecho, se ha llegado a argumentar que resulta más accesible vacacionar fuera del país que dentro del mismo. Un punto crítico en esta discusión es el costo de la electricidad, un factor que incide directamente en la economía de los hogares y la competitividad de las industrias. La autogeneración eléctrica, a través de medios como los paneles solares, parece una solución viable al permitir no solo generar electricidad para consumo propio sino también vender el excedente al sistema eléctrico nacional. Sin embargo, lejos de incentivar esta práctica mediante políticas de apoyo, se ha impuesto un impuesto a la autogeneración, irónicamente apodado ‘el impuesto al sol’, lo cual desalienta su adopción.

Mirando más de cerca el sistema eléctrico del país, encontramos que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha jugado un papel predominante. No obstante, su gestión ha resultado en costos exorbitantes para el consumidor, evidenciado en tarifas eléctricas elevadas. La construcción de proyectos hidroeléctricos y geotérmicos, caracterizados por su alto costo y la ineficiencia en su ejecución, sumado a la gestión de 14 mil funcionarios, ha recargado considerablemente las tarifas eléctricas. Un ejemplo palpable es el proyecto hidroeléctrico Four Cliffs, cuyo costo del megawatt se estima considerablemente superior al de fuentes como la solar.

Este panorama nos obliga a reflexionar sobre la necesidad de transformar profundamente el sistema eléctrico en Costa Rica. A pesar de la evidencia, parece haber un enamoramiento con el modelo actual, lo que lleva a un estado de inacción por parte de la sociedad civil y los actores políticos. La falta de voluntad para abogar por un cambio sustancial perpetúa no solo las altas tarifas eléctricas sino también un modelo insostenible e ineficiente. Es momento de que como sociedad levantemos la voz, rechacemos la complacencia y busquemos una reforma eléctrica que nos permita avanzar hacia un futuro más sostenible y económicamente viable.

@danielsucharzomer

El enamoramiento con el ICE nos está encareciendo el costo de vida

♬ original sound – Daniel Suchar Zomer

Autor

Acciones: